Voluntariado Corporativo Transformador

El voluntariado es una experiencia transformadora para los voluntarios y la sociedad. Tras más de 10 años promoviendo la práctica del voluntariado corporativo, hemos diseñado y puesto en marcha más de 100 programas de voluntariado en las principales empresas del país. En el camino, hemos desarrollado una metodología que cataliza ese potencial transformador del voluntariado, y por tanto, maximiza los resultados de la práctica.

El voluntariado corporativo transformador es un modelo de gestión que genera líderes emprendedores, alimenta el orgullo de pertenencia, contagia un alto nivel de compromiso entre los colaboradores, e impacta de manera significativa en la sociedad.

La idea es simple pero muy potente. Si un voluntario encuentra las oportunidades idóneas para su nivel de compromiso y sus intereses, tendrá las condiciones para crecer con su práctica. Luego de algunos meses, este proceso activará su rol transformador y fortalecerá su ciudadanía. Al gestionar un programa con esta metodología, más voluntarios asumirán roles de liderazgo y algunos emprenderán iniciativas extraordinarias.

El modelo tiene tres formas de catalizar el proceso transformador del voluntariado:

  1. Creando un camino, una especie de línea de carrera para los voluntarios.
  2. Gestionando los aspectos críticos que incrementarán el deseo de los voluntarios para avanzar en ese camino.
  3. Usando estrategias de marketing para identificar a los voluntarios de alto potencial y ayudarlos a encontrar con mayor facilidad las oportunidades que necesitan para crecer.

Primero, es importante reconocer que los voluntarios vienen en todas las formas y tamaños:

a)       Están los que ayudan en actividades puntuales durante un fin de semana, como el armado e instalación de juegos infantiles en un centro de educación inicial.

b)       Están los voluntarios que aportan sus habilidades y talentos a una organización o un proyecto social por un periodo largo de tiempo.

c)       Están aquellos que toman la iniciativa de diseñar sus propios proyectos y ejecutarlos.

d)       Finalmente, están las personas que van más allá de los parámetros de un proyecto, ellas se comprometen tanto que se convierten en los motores del cambio.

Una experiencia previa de la mayoría de voluntarios es su participación en campañas de recolección de bienes o dinero. Esa actividad es muchas veces la puerta de entrada hacia el voluntariado.

Si un programa de voluntariado tiene oportunidades para cada uno de estos voluntarios, ese portafolio de actividades se convierte en un camino que poco a poco comienzan a recorrer.

Segundo; es necesario que el coordinador del programa promueva el aprendizaje por experiencia de los voluntarios, que los ayude a relacionar sus proyectos con actividades que resuenen con su identidad, que mantengan en un nivel óptimo la relación reto/motivación, entre otros aspectos clave.

Finalmente, hay que reconocer que debido a su formación familiar o debido a las experiencias que han tenido a lo largo de su vida, algunos voluntarios están listos para convertirse en grandes líderes. Un gestor de voluntarios debe identificarlos y trabajar de cerca con ellos, de modo que les ayudemos a encontrar lo que necesitan para dar ese gran salto.

El equipo de la Asociación Trabajo Voluntario cree que hay potenciales líderes emprendedores y agentes de cambio en todas partes, que sólo necesitan ser despertados. A través de su modelo de voluntariado transformador esperan catalizar el cambio en una escala más grande.

 Fuente: Pág. 84, Revista Stakeholders N°38

Ver publicación original aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *