Voluntariado corporativo y desarrollo del talento

Existe una nueva forma de gestionar el voluntariado corporativo, la cual lo convierte en una poderosa herramienta para el desarrollo y la retención del talento. Múltiples investigaciones en el mundo muestran la correlación que existe entre voluntariado y desarrollo de competencias. Se trata de una herramienta que permite desarrollar el talento en una cantidad grande de los colaboradores a un bajo costo.

En un mundo en el que el cambio es la norma, y en el que el cambio se produce cada vez con más rapidez, las empresas tendrán que adaptarse al cambio para sobrevivir y alcanzar sus metas. Esa capacidad de adaptación depende de las personas, del capital humano de las empresas.

Las ventajas competitivas y los modelos de negocio quedarán obsoletos cada vez más rápido, y las empresas exitosas del futuro serán aquellas que tengan la capacidad de estar un paso adelante. Por tanto, la verdadera ventaja competitiva de las empresas serán sus empleados, quienes tendrán las competencias necesarias para reinventar esas ventajas competitivas y esos modelos de negocio.

En este camino, las tareas clave para las empresas son: reclutar personas con talento potencial, desarrollar esos talentos y retener a las personas en la empresa. El voluntariado corporativo es una herramienta innovadora y poderosa para el desarrollo y la retención del talento.

Los expertos en el desarrollo del talento dicen que las personas aprendemos de la siguiente forma:

  • 10% por capacitación y lectura
  • 20% por feedback y coaching
  • 70% por experiencia

Fuente: Center for Creative Leadership

El voluntariado le ofrece una amplia gama de experiencias a los voluntarios. Estas experiencias se convierten en una fuente de aprendizaje y desarrollo. Para garantizar un determinado nivel de aprendizaje o de desarrollo del talento, es indispensable diseñar las experiencias de voluntariado a la medida. Esto no solo desarrollará las capacidades de los voluntarios sino que elevará significativamente el impacto de sus intervenciones sociales.

La metodología de voluntariado corporativo transformador desarrollada por la Asociación Trabajo Voluntario ofrece una amplia gama de formas de participación.

La idea es simple. Si un voluntario encuentra las oportunidades de voluntariado idoneas para su nivel de compromiso y sus intereses, tendrá las condiciones básicas para crecer con su práctica. Luego de algunas experiencias, este proceso activará su rol transformador e iniciará su crecimiento personal. Al gestionar un programa con esta metodología, más voluntarios asumirán roles de liderazgo y algunos emprenderán iniciativas extraordinarias.

Mediante nuestra experiencia organizando programas de voluntariado, nos dimos cuenta que los voluntarios vienen en todas las formas y tamaños.

a)     Están los que ayudan en actividades puntuales durante un fin de semana, como la mejora de la infraestructura de una escuela.

b)     Están los voluntarios que aportan sus habilidades y talentos a una organización o un proyecto social por un periodo largo de tiempo.

c)      Están aquellos que toman la iniciativa de diseñar sus propios proyectos y ejecutarlos.

d)     Finalmente, están las personas que van más allá de los parámetros de un proyecto, ellas se comprometen tanto que se convierten en los motores del cambio.  A estos últimos, los llamamos “agentes de cambio”.

En muchos casos, una experiencia previa de los voluntarios es su participación y contribución en campañas de recolección de bienes y/o dinero. Este tipo de actividad sirve muchas veces como la puerta de entrada hacia el voluntariado.

Si un programa de voluntariado tiene oportunidades para cada uno de estos voluntarios, ese portafolio de actividades se convierte en un camino que poco a poco comienzan a recorrer. Esas actividades que ejecutan los voluntarios les demandan resultados para la comunidad, esa “adrenalina” los impulsa a poner en práctica competencias como el liderazgo, la innovación y el emprendimimiento.

El equipo de la Asociación Trabajo Voluntario cree que hay potenciales líderes emprendedores y agentes de cambio en todas partes, que sólo necesitan ser despertados. A través de su modelo de voluntariado transformador esperan catalizar el cambio social en una escala más grande y contribuir al desarrollo de los voluntarios simultáneamente.

Escribe Jaime Ulloa, presidente ejecutivo de Asociación Trabajo Voluntario.

Fuente: Comex Perú

Ver publicación original parte 1.

Ver publicación original parte 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *